Saturday, October 21, 2017

Hasta un 25% y envio gratis

Excelentes noticias! Reciba un 10% adicional mas envio gratis a cualquier parte del mundo en la compra de nuestros libros. usando el codigo BOOKSHIP17 (exactamente como esta) hasta el 23 de octubre. O sea que encima del 15% de descuento recibira un 10% extra para un total de 25% de descuento, mas envio gratis, en la compra de nuestros libros. Aproveche esta oferta antes que se acabe! vaya a www.lulu.com/spotlight/canticossublimes y compre todos los que necesite. Riega la voz compartiendonos! Gracias! Dlb!

www.lulu.com/spotlight/canticossublimes

Saturday, October 14, 2017

El origen de Halloween

El origen de Halloween

Conociendo el origen y el significado del Halloween, vale la pena reflexionar si todavía queremos que nuestros hijos o nosotros mismos nos disfracemos de figuras malignas para celebrar esa infame noche que, aunque Ud. no lo crea, miles de brujos y satanistas se reúnen para orar por la propagación del mal.
LA HISTORIA Y ORIGEN DE HALLOWEEN
Trescientos años antes que Jesús naciera, los Celtas habitaron las islas británicas, Escandinava y Europa Occidental Eran un grupo común y corriente, así como muchos de hoy en día. Su gobierno estaba controlado por una sociedad de sacerdotes paganos llamados Druidas.
Los Druidas eran satanistas que alababan y servían al dios de la muerte Samhain (pronunciando Sa-ma). Estos sacerdotes satánicos literalmente controlaban la vida de las personas a través de un mecanismo de temor, mucha muerte, enfermedades y destrucción les sobrevino a los Celtas como resultado de los Druidas y sus prácticas.
Cada año, el 31 de octubre, los Druidas celebraban la noche del Samhain, mejor conocido como el festival de la muerte, el que es reconocido actualmente por los satanistas. Antón Lavey, autor de la “biblia satánica” y gran sacerdote de las iglesias satánicas, dice que existen tres días importantes para los satanistas: su cumpleaños, el 30 de abril y el día más importante: Halloween. Añade que es en esa noche en la que los poderes satánicos llegan a su nivel máximo, y cualquier brujo u ocultista que haya tenido dificultad con hechizos o maldiciones puede alcanzar éxito en sus conjuros durante esa noche.
El 31 de octubre es el comienzo de un nuevo año para la brujería. La enciclopedia Word Book dice que este es el inicio de todo lo “frió, oscuro y la muerte”.
DULCE O TRAVESURA
Los sacerdotes Druidas iban de casa en casa demandando todo tipo de comidas extrañas para su propio consumo y para ofrecerla después en el festival de la muerte. Si la gente se negaba a sus demandas hablaban una maldición demoníaca sobre el hogar, y la historia cuenta que alguien de esa familia moría en transcurso del año.
LA CALABAZA
Los Druidas llevaban consigo un gran nabo hueco al que le esculpían un rostro en la parte frontal, esto para representar el espíritu demoníaco en el cual dependían para obtener poder y conocimiento. Este espíritu es llamado un espíritu familiar. El nabo encendido con una vela que va por dentro era usado por los Druidas como una linterna conforme iban de casa en casa por la noche, ellos creían que dicho espíritu habitaría en los nabos y los ayudaría a llevar a cabo los hechizos que habían proferido sobre los hogares y vidas de aquellos que se rehusaban ante sus demandas.
Cuando esta práctica vino a América, en los siglos XVIII y XIX, los nabos no eran conocidos, pero si tenían un vegetal nativo: LA CALABAZA. El nombre dado al espíritu que habitaba en el nabo era “Jock” y al llegar a América cambio a “Jack” quien vive en la linterna. Todo esto llego hasta nosotros vía los Estados Unidos.
¿QUÉ SIGNIFICA HALLOWEEN?
Cuando el emperador Constantino decretó que los habitantes de su imperio se convirtieran al cristianismo, muchos ritos paganos se introdujeron. Fue así como el festival de Samhain se infiltro.
Ante la imposibilidad de abolir completamente las fiestas paganas, la iglesia decidió santificar algunas de ellas. En el siglo IX el Papa declaro el 1 de noviembre como el día de todos los santos, en honor a todos los martirizados. La misa que se decía en el día de los santos es el “All hallowmas” y con los años se convirtió en All Hallows Eve, All Hallowed Eve y finalmente Halloween.
Sin embargo, la gente no dejo sus ritos paganos ni dejo de alabar a los demonios. Lo que fue en un principio sigue siendo, Halloween es un día que promueve lo frío, lo oscuro y la muerte.
?
NUESTRA POSICIÓN COMO CRISTIANOS
1. La fiesta de Halloween, es una fiesta dedicada a Satanás y a sus demonios y no consideramos que sea una opción para divertimos. “Y no participéis en las obras de las tinieblas, sino más bien reprendedla” Efesios 5:11
2. Es una fiesta que además apela al consumismo y promueve valores extraños a nuestra cultura.
3. Creemos que lo importante no son las expresiones externas de la fiesta, sino lo que se esconde tras ellas: la adoración a Satanás.
4. Sostenemos firmemente que el único digno de adoración es JESÚS, el hijo de Dios.
“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre”. Filipenses 2:10-11.
¡La Diversión A Expensas De Servir al Demonio No Es Verdadera Diversión!
Celtas, romanos, cristianos… muchas culturas han aportado su granito de arena a una fiesta que hunde sus raíces en un pasado remoto y que ha conservado siempre un rasgo fundamental: la fascinación por la muerte.
 UNA FIESTA TAN VIEJA COMO LA PROPIA MUERTE
La fiesta de Halloween es una mezcla de tradiciones más o menos antiguas y tiene su propia versión en muchos países. Sin embargo, el Halloween que se ha hecho famoso es el que celebran los norteamericanos. Gracias a las películas de Hollywood ellos han sabido exportar como nadie una festividad cuyas señas de identidad han terminado siendo los disfraces y las calabazas y, claro está, el culto al terror y a la muerte.
En realidad, los primeros en celebrar la fiesta de Halloween fueron los celtas (antiguos habitantes de Gran Bretaña) que hacían su “primitivo Halloween” cada 31 de octubre. Por aquel entonces la fiesta estaba dedicada a un tal Samhain (su dios de los muertos) y era la noche en que los druidas de la tribu se ponían en contacto con los difuntos. Esa noche marcaba el final del año y toda la comunidad lo celebraba por todo lo alto.
Pero con la invasión de los romanos, la cultura celta se mezcló con la de los césares y la religión de los druidas terminó por desaparecer. Sin embargo, la “fiesta de los muertos” no se perdió del todo. Los romanos la fusionaron con sus Fiestas de Pomona, dedicadas a la diosa de la fertilidad, y así el primitivo Halloween de los celtas pudo sobrevivir al paso del tiempo conservando gran parte de su espíritu y algunos de sus ritos.
Con la expansión del cristianismo por Europa la fiesta se encontró un nuevo rival. Primero el Papa Gregorio III decidió trasladar la “Fiesta de Todos los Santos” al 1º de Noviembre y poco más tarde, en el año 840, Gregorio IV ordenó que celebración fuera universal. Y como fiesta mayor que era requería una “vigilia” para preparar la fiestorra. Precisamente el 31 de octubre, la “noche de los muertos” de los antiguos celtas. Esta vigilia se llamó “All Hallow’s Even” (Vigilia de Todos los Santos) y con el paso del tiempo su importancia fue creciendo y su pronunciación fue cambiando hasta terminar en lo que hoy conocemos como “Halloween”.
Pese al cúmulo de coincidencias y de ritos superpuestos, la fiesta cristiana conservó guiños de la versión ancestral iniciada por los celtas y continuó siendo para siempre la noche de los que tributaban un especial interés por la muerte y el más allá.
HALLOWEEN: NOCHE DE BRUJAS
Cada año se hace más popular la celebración de la “fiesta” de Halloween o noche de brujas. Los niños, con la plena aprobación de sus padres, salen por la noche del 31 de Octubre, vestidos de fantasmas, vampiros, calaveras o demonios, pidiendo dulces casa por casa.
Los supermercados y las jugueterías se caracterizan para esta fecha, adornando sus vitrinas con calabazas, murciélagos y avisos de color negro, naranjo y rojo. Prácticamente casi todas las personas, están abrazando la costumbre de Halloween, con un sentir complaciente y convencidos de que no existe nada oscuro en esta festividad.
Estimado lector, ¿conoce Ud. el verdadero origen de esta “festividad”?
El nombre Halloween es una transliteración derivada de la expresión inglesa “ALL Hallows Eve”, lo que significa “víspera o vigilia de todos los santos”.
Esta festividad deriva de los diabólicos ritos de los sacerdotes celtas llamados Druidas. Los celtas eran tribus expandidas en parte de Europa, y sus creencias religiosas estaban basadas en el politeísmo (varios dioses).
Una de estas divinidades era Samán, dios de los muertos. Los sacerdotes Druidas, acostumbraban a reunirse cada año para invocar al dios Samán y a miles de espíritus malignos, con el fin de conocer predicciones para el año próximo.
Luego de que los romanos conquistaron los territorios de los Celtas (Escocia, Irlanda, entre otros), por el año 43 a.C., se añadió a la festividad de los Druidas, la invocación de Pomona, diosa romana de los árboles frutales y su celebración era el día 31 de Octubre de cada año.
A esta mezcla de festividades de corte pagano, se le añadieron un sinnúmero de costumbres, tales como el encender fogatas, divertirse con frutas y formar caras con calabazas huecas encendiendo velas en su interior. Esta fecha que también había adquirido la celebración de la llegada del otoño gradualmente fue tomando un carácter siniestro.
En medio de estas festividades, se invocaban espíritus malignos y se tenía la plena convicción de que fantasmas, duendes y toda clase de demonios, recorrían el sector. Era el tiempo propicio para practicar la adivinación y toda ciencia oculta que en una verdadera mezcla practicaban los antiguos celtas y el paganismo romano.
Halloween era el día en que brujos y adivinos, se reunían en una adoración sistemática del mal, invocando al diablo para obtener poder.
Más tarde, el catolicismo romano adoptó esta tradición pagana y diabólica, disfrazándola bajo el nombre de “Día de todos los santos”, costumbre con un cariz seudo-cristiano, que hasta el día de hoy se practica bajo la bendición de Roma.
Luego de que esta práctica se había consolidado en toda Europa, inmigrantes irlandeses la llevaron hasta los Estados Unidos, propagándose así, por toda latino América.
Tristemente debemos reconocer que, en Chile, cada año esta costumbre pagana, ha tomado más fuerza y popularidad en los niños y en los adolescentes, a vista y paciencia de los adultos.
?
Apenas llega el ocaso del 31 de octubre, cientos de niños salen de sus casas “luciendo” las más grotescas máscaras y disfraces, y van golpeando las puertas de los vecinos para pedir dulces, sin saber por qué lo hacen.
Ahora Ud. dirá: ¿Qué tiene de malo que los niños se diviertan con esta fecha?
Debemos considerar que la fecha en sí surgió de costumbres ocultistas con intenciones y propósitos malignos. Realmente la actividad que realizan los niños esa noche es la parte inocente del Halloween, la parte lamentable es la que ejecutan algunos adultos y adolescentes, quizás guiados por una fuerza maligna.
Según reportes ofrecidos por algunos cuerpos policiales de varios países, “la noche de brujas”, como también se le llama, es el día del año que tiene mayor actividad, ellos tienen que controlar el vandalismo, la violencia y los múltiples incendios que se producen en muchos lugares.
Además de esto, la comunidad debe estar alerta con la delincuencia; los maleantes esperan esa fecha para realizar, no sólo robos, sino también violaciones y asesinatos, sin dejar atrás los múltiples ritos satánicos que efectúan los fanáticos, quienes a veces hasta sacrifican personas y niños esa noche, por ello el Halloween también es conocido como “la noche de Satán”.
Una de las advertencias más frecuentes es la de tener cuidado con los dulces, ya que en muchas ocasiones niños y jóvenes se han intoxicado o han muerto debido al consumo de dulces envenenados.
Analizando un poco lo que relatamos anteriormente, podemos llegar a la conclusión de que está renaciendo la antigua fiesta pagana en donde los Druidas realizaban rituales mágicos y hasta aberrantes para congraciarse con las fuerzas oscuras.
Con una simple mirada a los hechos, nos daremos cuenta de que se repite la historia, esa noche es un caos, donde sólo sufren los inocentes y las personas decentes. La maldad desatada esa noche en algunos lugares, rememora la actitud de los espíritus inmundos cuando visitaban a los vivos para aterrorizarlos.
Parece ser que este antiguo ritual ha tomado mayor fuerza en América, el Halloween a pasado a ser una fiesta infernal que muchos aprovechan para desbordar los bajos instintos que llevan encerrados dentro de si.

Aunque parezca inocente ver a niños y adultos celebrando la festividad, disfrazarse de demonio, diablo, bruja, fantasma, monstruos o duende, de alguna manera los relaciona con ese tributo que se le rinde a esas antiguas fuerzas malignas que, obviamente, todavía agobian al mundo.

Tuesday, October 3, 2017

Libro mejor vendido Aquieralo hoy

El libro Apocalipsis Abierto es una herramienta muy necesaria para el estudio biblico de Apocalipsis. Le ayudara a entender mejor toda la simbologia y acontecimientos que procederan al arrebatamiento de la iglesia. Seguido de 7 años de Gran Tribulacion. Enterese de quien es la Gran ramera, los dos testigos, las bestias, la mujer y el dragon, la mujer vestida del sol, y un candidato muy prominente que podria ser el anticristo, etc.
Una herramienta importantisima para institutos y seminarios cristianos y escuela dominical.

Este libro ha alcanzado los primeros lugares de venta con muy buenos lugares de popularidad. Adquiera el suyo hoy con un 10 a 15% de descuento antes que se agoten.
Solo tiene que ir al siguiente enlace:

www.lulu.com/spotlight/canticossublimes

ADQUIERALO YA!

Friday, September 22, 2017

El evangelio de Cristo: 18 Afirmaciones y negaciones

APÉNDICE B:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna. –Juan 3:16
 Cantad alabanzas al SEÑOR, porque ha hecho cosas maravillosas; sea conocido esto por toda la tierra. –Isaías 12:5 

Preámbulo
El Evangelio de Jesucristo son noticias, buenas noticias:  las mejores noticias y las más importantes que algún ser humano llegue a oír.
Este Evangelio declara que la única manera de conocer la paz, el amor y el gozo de Dios es a través de la muerte propiciatoria de Jesucristo, el Señor resucitado.
Este Evangelio es el mensaje central de las Sagradas Escrituras, y es la verdadera clave para entenderlas.
Este Evangelio identifica a Cristo Jesús, el Mesías de Israel, como el Hijo de Dios y Dios Hijo, la segunda Persona de la Santa Trinidad, cuya encarnación, ministerio, muerte, resurrección y ascensión cumplieron la voluntad salvadora del Padre.  Su muerte por los pecados y Su resurrección de los muertos fueron prometidas con anticipación por los profetas y presenciadas por testigos oculares. En el tiempo propio de Dios y a la manera propia de Dios, Jesucristo regresará como Juez y Señor glorioso de todos (1Ts. 4:13-18; Mt. 25:31-32).  En este tiempo Él está dando el Espíritu Santo del Padre a todos aquellos que son verdaderamente suyos.  Por tanto, las tres Personas de la Trinidad participan en la obra de salvar a los pecadores.
Este Evangelio establece a Jesucristo como el Salvador viviente, el Maestro, Vida y Esperanza de todos aquellos que depositan su confianza en Él.  Nos dice que el destino eterno de toda la gente depende de su relación salvadora con Jesucristo. Este Evangelio es el único Evangelio:  no hay otro, y el alterar su substancia es pervertirla y destruirla.  Este Evangelio es tan simple que los niños pequeños pueden entenderlo, y es tan profunda que ningún estudio que hagan los teólogos más sabios agotará nunca sus riquezas.

Todos los cristianos son llamados a la unidad en amor y unidad en la verdad.  Como evangélicos cuyo nombre se deriva justamente del Evangelio, celebramos las grandiosas buenas nuevas de la obra salvadora de Dios en Cristo Jesús como el verdadero vínculo de la unidad cristiana, sea entre denominaciones e iglesias organizadas o en las muchas iniciativas de cooperación inter-denominacionales de cristianos trabajando unidos.
La Biblia declara que todos aquellos que confían en Cristo y en su Evangelio son hijos e hijas de Dios a través de su gracia, y por tanto hermanos y hermanas en Cristo.
Todos los que son justificados experimentan reconciliación con el Padre, REDENCIÓN completa de pecados, transición del reino de las tininieblas al reino de la luz, la realidad de ser una nueva criatura en Cristo, y comunión con el Espíritu Santo.  Disfrutan de acceso al Padre con toda la paz y el gozo que esto trae.
El Evangelio requiere que todos los creyentes adoren, lo cual significa constante alabanza y acción de gracias a Dios, sumisión a todo lo que Él ha revelado en Su Palabra escrita, dependencia de Él en oración y en vigilancia, no sea que Su verdad sea incluso inadvertidamente puesta en peligro u obscurecida.
Compartir el gozo y la esperanza de este Evangelio es un privilegio supremo.  También es una obligación perdurable, pues la Gran Comisión de Jesucristo aún permanece:  proclamar el Evangelio en todo lugar, dijo Él, enseñando, bautizando y haciendo discípulos.
Al abrazar la siguiente declaración, afirmamos nuestro compromiso para esta tarea, y con ello nuestra alianza a Cristo mismo, al Evangelio mismo, y unos con otros como hermanos creyentes evangélicos.
El Evangelio
Este Evangelio de Jesucristo que Dios describió en las infalibles Escrituras combina las propias declaraciones de Jesús sobre la realidad presente del reino de Dios, con el recuento de los apóstoles, sobre la persona, lugar y obra de Cristo, y cómo la humanidad pecadora se beneficia de ello.  Los reglamentos Patrísticos de la Fe, los credos históricos, las confesiones de la Reforma, y las bases doctrinales de cuerpos evangélicos posteriores, todo atestigua la substancia de este mensaje bíblico.
El corazón del Evangelio es que nuestro Creador, amoroso y santo, confrontado con la rebelión y hostilidad humana ha escogido en su propia libertad y fidelidad, convertirse en nuestro Restaurador y Redentor amoroso y santo.
El Padre ha enviado a su Hijo para ser el Salvador del mundo (1 Juan 4:14); es a través de Su único y unigénito Hijo de Dios que el plan de Dios único de salvación queda implementado.
 Y así Pedro anunció: “Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos. “ (Hechos 4:12).  Y Cristo mismo enseñó: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” (Juan 14:16)
A través del Evangelio aprendemos que somos seres humanos, que fuimos hechos para tener comunión con Dios, estamos por naturaleza –esto es, “en Adán” (1 Co 15:22), muertos en pecado, indiferentes y separados de nuestro Hacedor.  Constantemente distorsionamos Su verdad, quebrantamos Su ley, menospreciamos Sus propósitos y estándares, y ofendemos su santidad con nuestra pecaminosidad, de manera que realmente estamos “sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Ro. 1:18-32, 3:9-20; Ef. 2:1-3,12). Pero Dios en Su gracia tomó la iniciativa de reconciliarnos con Él a través de la vida sin pecado y la muerte vicaria de Su amado Hijo (Ef. 2:4-10; Ro. 3:21-24).
El Padre envió al Hijo para librarnos del dominio del pecado y de Satanás, y para hacernos hijos y amigos de Dios. Al morir en la cruz, Jesús pagó el castigo en nuestro lugar, satisfaciendo la retribución que la justicia divina requería, al derramar Su sangre en sacrificio y haciendo así posible la justificación para todos aquellos que confían en Él. (Ro. 3:25-26).  La Biblia describe esta poderosa operación substitutiva como pago del rescate, reconciliación, redención, propiciación y conquista de los poderes del maligno. (Mt. 20:28; 2 Co. 5:18-21; Ro. 3:23-25; Juan 12:31; Col. 2:15). Nos asegura una relación restaurada con Dios que trae perdón y paz, aceptación y acción, y adopción en la familia de Dios (Col. 1:20, 2:13-14; Ro. 5:1-2; Gal 4:4-7; 1 P. 3:18).  La fe puesta en Dios y en Cristo a que nos llama el Evangelio es una confianza de nuestro corazón, basada en estas promesas y beneficios que se nos ofrecen.
Más allá de esto, el Evangelio proclama la resurrección del cuerpo, la ascensión y coronación de Jesús como evidencia de la eficacia de Su sacrificio por nosotros, hecho una vez y para siempre, de la realidad de Su ministerio personal presente para con nosotros, y de la certeza de Su futuro regreso para glorificarnos (1Co 15; Heb 1:1-4, 2:1-18; 4:14-16, 7:1-10:25). En la vida de fe como la presenta el Evangelio, los creyentes están unidos con su Señor resucitado, teniendo comunión con Él, y buscándolo a Él en arrepentimiento y esperanza para fortalecernos a través del Espíritu Santo, para que a partir de ahora no sirvan al pecado sino lo sirvan a Él verdaderamente.

De acuerdo con el Evangelio, la justificación de Dios de aquellos que confían en Él es una transición, aquí y ahora, de un estado de condenación e ira debido a sus pecados, a una de aceptación y favor, en virtud de la obediencia perfecta de Jesús que culminó en su muerte voluntaria, llevando nuestros pecados. Dios “justifica al perdido” (impío: Ro. 4:5) atribuyéndole (estimando, abonando, contando, justificando) justicia y dejando de tomar en cuenta los pecados contra ellos (Ro. 4:1-8). A través de la fe en Cristo solamente, los pecadores reciben “el regalo de justicia” (Ro 1:17, 5:17; Fil 3:9) y se convierten entonces en “justicia de Dios” en Aquel que “se hizo pecado” por ellos (2 Co. 5:21).
Como nuestros pecados fueron atribuidos a Cristo, entonces la justicia de Cristo fue atribuida a nosotros.  Esto es la justificación por imputación de la justicia de Cristo. Lo único que aportamos a esta transacción es nuestra necesidad de ella.  Nuestra fe en el Dios que la concede, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, es en sí misma el fruto de la gracia de Dios.  La fe nos vincula salvadoramente a Jesús; pero en la medida en que esto implica un reconocer que no hay mérito en nosotros, se está declarando que no se obtiene por obras.
El Evangelio nos asegura que todos aquellos que han encomendado su vida a Cristo Jesús son hijos nacidos de Dios (Juan 1:12) morada, fortalecidos y confiados de su condición y esperanza por el Espíritu Santo (Rom 7:6, 8:9-17).  En el momento en que verdaderamente creemos en Cristo, el Padre nos declara justos en Él y comienza a conformarnos a Su imagen.  La fe genuina reconoce y depende de Jesús como su Señor y se muestra en una obediencia cada vez mayor a los mandamientos divinos, aunque esto no contribuye en absoluto en el terreno de nuestra justificación (Stg. 2:14-26; Heb 6:1-12).
Por Su gracia santificadora, Cristo obra dentro de nosotros a través de la fe, renovando nuestra naturaleza caída y dirigiéndonos a una madurez real, a esa medida de desarrollo a la que nos referimos como “la plenitud de Cristo” (Ef. 4:13). El Evangelio nos llama a vivir como siervos obedientes de Cristo y como Sus mensajeros en el mundo, haciendo lo correcto, amando la misericordia, y ayudando a todos los que están en necesidad, de modo que busquemos dar testimonio del reino de Cristo.  En la muerte, Cristo toma al creyente para sí Mismo (Fil 1:21) para un gozo inimaginable en alabanza continua a Dios (Ap. 22:1-5).
La salvación en su sentido más amplio es libertad de la culpa de pecados pasados, del poder del pecado en el presente, y de la presencia del pecado en el futuro. De modo que, mientras los creyentes disfrutan por anticipado de su salvación presente, aún esperan la plenitud (Mar 14:61-62; Heb 9:28). La salvación es una realidad Trinitaria, iniciada por el Padre, implementada por el Hijo y aplicada por el Espíritu Santo. 
Tiene una dimensión global, porque el plan de Dios es salvar a creyentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación (Ap. 5:9) para ser Su iglesia, una nueva humanidad, el pueblo de Dios, el cuerpo y esposa de Cristo, y la comunidad del Espíritu Santo.  Todos los herederos de la salvación final son llamados aquí y ahora a servir a su Señor y unos a los otros en amor, a compartir en hermandad los sufrimientos de Cristo, y a trabajar juntos para dar a conocer a Cristo a todo el mundo.
Aprendemos del Evangelio que, como todos hemos pecado, todos aquellos que no reciban a Cristo serán juzgados de acuerdo a la medida que merecen por la santa ley de Dios, y enfrentan la retribución de castigo eterno.
Unidad en el Evangelio
A los cristianos se nos manda que nos amemos unos a otros a pesar de las diferencias de raza, género, privilegios, y trasfondo económico, político y social (Juan 13:34-35; Gal 3:28-29), y a ser de un mismo sentir siempre que sea posible (Juan 17:20-21; Fil 2:2; Ro. 14:1-15:13).  Sabemos que las divisiones entre cristianos estorban nuestro testimonio delante del mundo, y deseamos una mayor comprensión mutua, y el hablar la verdad en amor.  Sabemos también, que, como depositarios de la verdad revelada de Dios, no podemos adherirnos a ninguna forma de relativismo, o indiferentismo doctrinal, o pluralismo, por el cual la verdad de Dios es sacrificada en aras de una paz falsa.
Los desacuerdos doctrinales llaman a un debate.  El diálogo es de gran valor para llegar a entendimientos mutuos, y de ser posible, estrechar las diferencias; esto va por partida doble cuando el objetivo declarado es la unidad en las cosas elementales, con libertad en cosas de segunda importancia, y caridad en todas las cosas.
En los siguientes párrafos, se ha hecho un intento de establecer lo que es primordial y esencial en el Evangelio según es entendido por los evangélicos.  Sin embargo, el diálogo útil requiere no solamente de caridad en nuestras actitudes, sino también claridad en nuestras declaraciones.  Nuestro extenso análisis de justificación por fe solamente, a través solamente de Cristo, refleja nuestra convicción de que la verdad del Evangelio es de crucial importancia y no siempre bien entendida y correctamente confirmada. Para añadir claridad, por amor a la verdad de Dios y a la iglesia de Cristo, arrojamos los puntos claves de lo que se ha dicho en afirmaciones específicas y negaciones con respecto al Evangelio y nuestra unidad en ello y en Cristo.



Afirmaciones y Negaciones
·        1. Afirmamos que: el Evangelio confiado a la iglesia es, en primera instancia el Evangelio de Dios (Mar 1:14; Rom 1:1). Dios es su autor, y Él nos lo revela en y por medio de Su Palabra.  Su autoridad y verdad descansan solamente en Él.
·        Negamos que: la verdad o autoridad del Evangelio se derive de percepción o invención humana (Gal 1:1-11).  También negamos que la verdad o autoridad del Evangelio descanse en la autoridad de alguna institución humana o iglesia en particular.
·        2. Afirmamos que: el Evangelio es el poder salvador de Dios puesto que el Evangelio tiene el efecto de salvación a toda persona que crea, sin distinción (Ro. 1:16).  Esta eficacia del Evangelio es por el poder de Dios mismo (1 Co. 1:18).
·        Negamos que: el poder del evangelio descanse en la elocuencia del predicador, la técnica del evangelista, o la persuasión de argumentos racionales (1 Co. 1:21; 2:1-5)
·        3. Afirmamos que el Evangelio diagnostica la condición humana universal como una de rebelión pecaminosa contra Dios, lo cual, si permanece sin cambio, conducirá a cada persona a perdición eterna bajo la condenación de Dios.
·        Negamos cualquier rechazo de la caída de la naturaleza humana o cualquier afirmación de bondad natural o divinidad de la raza humana.
·        4.Afirmamos que Jesucristo es el único camino de salvación, el único mediador entre Dios y la humanidad  (Juan 14:6; 1 Tim 2:5).
·        Negamos que alguien sea salvo en ninguna otra manera que por Jesucristo y Su Evangelio.  La Biblia no ofrece esperanza alguna de que los adoradores sinceros de otras religiones serán salvos sin una fe personal en Jesucristo.
·        5.Afirmamos que la iglesia está bajo el dominio de Dios y está, por tanto, bajo obligación divina de predicar el Evangelio a toda persona viviente (Lc. 24:47; Mt. 28:18-19).
·        Negamos que exista algún grupo o clase de personas, cualquiera que sea su identidad cultural o étnica, que pueda ser ignorada o no tomada en cuenta en la predicación del Evangelio (1 Co. 9:19-22).  Dios determina una iglesia global hecha de personas de toda tribu, idioma, y nación. (Ap. 7:9)
·        6.Afirmamos que la fe en Jesucristo como el Verbo divino (o Logos, Juan 1:1), la segunda Persona de la Trinidad, co-eterno y co-imprescindible con el Padre, y el Espíritu Santo (Heb 1:3) es fundamental a la fe en el Evangelio.
·        Negamos cualquier punto de vista que se denomine Evangélico, pero reduzca o rechace la deidad total de Jesucristo y que valga para salvación.
·        7. Afirmamos que Jesucristo es Dios encarnado (Juan 1:14). Descendiente de David nacido de virgen (Ro. 1:3). Él tuvo una naturaleza verdaderamente humana, se sujetó a la Ley de Dios (Gal 4:5), y fue como nosotros en todos los aspectos, excepto en que fue sin pecado (Heb 2:17, 7:26-28).  Afirmamos que la fe en la verdadera humanidad de Cristo es esencial para la fe en el Evangelio.
·        Negamos que sea salvo cualquiera que rechace la humanidad de Cristo, Su encarnación, o su impecabilidad, o que mantenga que estas verdades no son esenciales para el Evangelio. (1 Juan 4:2-3).
·        8.Afirmamos que la expiación de Cristo es un elemento esencial para el Evangelio, por la cual, en Su obediencia, Él ofreció un sacrificio perfecto, propiciatorio para con el Padre, al pagar por nuestros pecados, satisfaciendo así la justicia divina a nuestro favor, de acuerdo al plan eterno de Dios.
·        Negamos que sea compatible con las enseñanzas del Evangelio, cualquier perspectiva de la Expiación que rechace que esta substitución satisfaga la justicia divina, llevada a cabo vicariamente para los creyentes.
·        9.Afirmamos que la obra de salvación de Cristo incluye tanto Su vida como Su muerte a nuestro favor (Gal 3:13). Declaramos que fe en la perfecta obediencia de Cristo por la cual Él cumplió todas las exigencias de la Ley de Dios a nuestro favor es esencial para el Evangelio.
·        Negamos que nuestra salvación se logre exclusiva o simplemente por la muerte de Cristo, sin referencia a Su vida de perfecta justicia.
·        10. Afirmamos que la resurrección corporal de Cristo de la muerte es esencial para el Evangelio bíblico (1 Co 15:14)
·        Negamos la validez de cualquier supuesto evangelio que niegue la realidad histórica de la resurrección corporal de Cristo.
·        11.Afirmamos que la doctrina bíblica de justificación solamente por la fe, solamente en Cristo es esencial para el Evangelio (Rom 3:28; 4:5; Gal 2:16)
·        Negamos que alguna persona pueda creer el Evangelio bíblico y al mismo tiempo rechazar las enseñanzas apostólicas de justificación solamente por fe solamente en Cristo.  También negamos que exista más de un Evangelio verdadero. (Gal 1:6-9)
·        12.Afirmamos que la doctrina de acusación/imputación (ajuste de cuentas o recuento) tanto de nuestros pecados sobre Cristo como de Su justicia para nosotros, a través de los cual nuestros pecados son perdonados completamente y somos aceptados completamente, es esencial para el Evangelio bíblico (2 Co. 5:19-21).
·        Negamos que seamos justificados por una justicia de Cristo que es infundida en nosotros o por cualquier justicia que se considere inherente en nosotros.
·        13.Afirmamos que la justicia de Cristo por medio de la cual somos justificados es algo que Él mismo llevó a cabo, propiamente por sí mismo, independiente de nosotros, en y por Su perfecta obediencia. Esa justicia es contada o imputada a nosotros por la declaración forense (esto es, legal) de Dios, como única base para nuestra justificación.
·        Negamos que haya alguna obra que realicemos en cualquier etapa de nuestra existencia por la cual podamos añadir al mérito de Cristo, o ganar para nosotros cualquier mérito que contribuya de alguna manera al fundamento de nuestra justificación (Gal 2:16; Ef 2:8-9; Tito 3:5).
·        14. Afirmamos que, mientras que todos los creyentes son morada del Espíritu Santo y están en proceso de santificación y de ser conformados a la imagen de Cristo, esas consecuencias de justificación no son su fundamento.  Dios nos declara justos, remite nuestros pecados, y nos adopta como Sus hijos, por Su gracia solamente, y a través de la fe solamente, por Cristo solamente, mientras que aún somos pecadores.  (Ro 4:5)
·        Negamos que los creyentes deban considerarse inherentemente justos por virtud de su cooperación con la gracia transformadora de vidas, o que por ello delante de Dios se les declarará justificados en Cristo.  Somos justificados mientras que aún somos pecadores.
·        15. Afirmamos que la fe salvadora resulta en santificación, en transformación de vida, en crecimiento conforme a Cristo a través del poder del Espíritu Santo.  Santificación significa arrepentimiento continuo, dejar una vida de pecado y volverse para servir a Jesucristo en agradecimiento y dependencia en Él como el Señor y Maestro. (Ga 5:22-25; Ro 8:4, 13-14)
·        Rechazamos cualquier perspectiva de justificación que la separe de su unión santificadora con Cristo y nuestro crecer en conformidad a Su imagen a través de la oración, de llevar la cruz, arrepentimiento, y vida en el Espíritu.
·        16.  Afirmamos que la fe salvadora incluye un consentimiento mental al contenido del Evangelio, reconocimiento de nuestros propio pecado y necesidad, y una confianza personal y dependencia sobre Cristo y Su obra.
·        Negamos que la fe salvadora incluya solo aceptación mental del Evangelio, y que la justificación sea asegurada por una mera profesión de fe externa.  Además, negamos que cualquier elemento de fe salvadora sea una obra meritoria, o que nos gane la salvación.
·        17. Afirmamos que, aunque la verdadera doctrina es vital para el bienestar y salud espiritual, no somos salvos por la doctrina.  La doctrina es necesaria para informarnos cómo podemos ser salvos en Cristo, pero es Cristo quien salva.
·        Negamos que las doctrinas del Evangelio puedan ser rechazadas sin causar daño. Negación del Evangelio trae ruina espiritual y nos expone al juicio de Dios.
·        18.  Afirmamos que Jesucristo manda a Sus discípulos a proclamar el Evangelio a toda persona, evangelizando a todos en todo lugar, y discipulando creyentes dentro de la comunidad de la iglesia.  Un testimonio completo y fiel a Cristo incluye dar testimonio, una vida piadosa, y obras de misericordia y caridad para con nuestro prójimo, sin lo cual la predicación del Evangelio se se vuelve estéril.
·        Si no van unidos con la proclamación del evangelio, negamos que el testimonio de vida personal, un vivir piadoso, y el hacer obras de misericordia y caridad para con nuestro prójimo constituyan el evangelismo.

Nuestro Compromiso
·        Como evangélicos unidos en el Evangelio, prometemos vigilar y cuidarnos unos a otros, orar y perdonarnos unos a otros, y  extendernos en amor y verdad al pueblo de Dios en todo lugar, porque somos una familia, una en el Espíritu Santo, y una en Cristo.
·        Hace siglos, ciertamente fue dicho que debe haber unidad en aquellas cosas que son necesarias, que debe haber libertad en aquellas cosas que no lo son tanto, y que en todas las cosas debe haber caridad.  Nosotros vemos todas estas verdades del Evangelio como necesarias.
·        A Dios, al Autor de la verdad y gracia de este Evangelio, a través de Jesucristo, Su objeto y nuestro Señor, sea la alabanza y la gloria por siempre y para siempre.  Amén.

 Favor comentar sobre este documento y compartirlo.

Hasta un 25% y envio gratis

Excelentes noticias! Reciba un 10% adicional mas envio gratis a cualquier parte del mundo en la compra de nuestros libros. usando el codigo...