Friday, December 8, 2017

El reconocimiento del presidente Trump

El reconocimiento del presidente Trump
El pasado miércoles 6 de diciembre del 2017, el Presidente de los E.U de América reconoció en un documento firmado a Jerusalén como la Capital eterna del pueblo de Israel. Esto fue un acto muy valiente de su parte, ya que los presidentes anteriores no tuvieron bien puestos los pantalones para hacerlo.
Primero, déjenme decirle y que tengan en claro; que no es el presidente quien decide el futuro de Jerusalén. Dios dice en su Palabra que Jerusalén es la ciudad del Gran Rey, quien es Jesús. Solamente Trump lo esta admitiendo. Y solo Dios tiene en su sola potestad el destino de toda la humanidad. Dios tiene bajo control todas las cosas, aunque muchos payasos piensan que son ellos.
Esta decisión del presidente Trump traerá varias consecuencias graves pero necesarias. Ya que el pueblo musulmán no dará su brazo a torcer tan fácilmente. Se levantarán grandes polémicas entre los países cerca a Israel. Y esto esta bien claro en la biblia. Mateo Capitulo 24 al 27 advierte de grandes y gravísimos enfrentamientos para la nación de Israel.
Esto lo que implica es que Israel (aunque por ahora ha dicho que no) se vera obligado a hacer varios cambios en Jerusalén. El mas grande de ellos será la construcción del nuevo Templo. Los Palestinos y musulmanes querrán oponerse a que esto sea hecho y surgirán de este pleito guerras entre esos países. Claro, la victoria será de Israel ya que la biblia nos revela que se levantará un 3er Templo en Jerusalén. Ese templo debe ser erigido en el lugar exacto donde estaba el antiguo Templo, o sea, donde se encuentra hoy día la mezquita de Omar o el domo dorado. Hay precisamente fue donde Abraham iba a sacrificar a Isaac, lo que se conoce como el Monte Moriah

No será fácil para Israel hacer ese proyecto porque todos se le opondrán. Israel tendrá que batallar muy fuerte para conseguir la victoria contra esos pueblos. No debemos olvidar que Israel tiene a Dios de su parte y les concederá la victoria. Sigamos orando por la paz Israel y por el presidente Trump para que Dios le guie.

Saturday, November 4, 2017

La revelación de Jesucristo - Apocalipsis 1:1-3

La revelación de Jesucristo - Apocalipsis 1:1-3

(Ap 1:1-3) "La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca."

Introducción

En estos primeros versículos encontramos el título, los autores del libro, los destinatarios, un resumen de su contenido, su propósito y la bendición que viene como consecuencia de su meditación y aplicación.

Titulo

(Ap 1:1) "La revelación de Jesucristo"
Probablemente esta primera frase cumple la función de título de la obra, pero no por ello debemos pasarla por alto, puesto que nos proporciona información muy importante sobre lo que más adelante vamos a encontrar en este libro.
La primera palabra, "apokalypsis", traducida como "la revelación", significa quitar el velo de algo que permanece oculto para que se pueda ver. Como ya sabemos, el hombre es incapaz de penetrar en el secreto de las realidades espirituales y eternas que se esconden más allá de sus sentidos, y esto seguiría siendo así si Dios no hubiera tomado la iniciativa de dárnoslas a conocer. Y el libro de Apocalipsis es una parte de esa revelación escrita que nos permite conocer aquellas cosas sobre el futuro de la historia de la humanidad que de otro modo desconoceríamos por completo. Por lo tanto, nos encontramos ante un libro que no es fruto de la sabiduría humana, sino de la inspiración divina.
En cuanto a la expresión "de Jesucristo", puede ser interpretado de dos formas diferentes.
  • Puede referirse al hecho de que esta revelación proviene de Jesucristo. Con esto coincidiría la afirmación que encontramos al final del libro:
(Ap 22:16) "Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias"
  • Pero también puede entenderse que Jesucristo es el contenido de esta revelación. Esto vendría confirmado por el hecho de que la primera visión que se nos concede en Apocalipsis tiene que ver con el Señor Jesucristo tal como está ahora en su gloria (Ap 1:13-20).
En este punto debemos hacer una observación muy importante. Muchos vienen a Apocalipsis por la curiosidad que les invade por saber qué es lo que ocurrirá en el futuro. Y es cierto que al estudiar este libro encontraremos muchas profecías sobre los eventos del porvenir, pero esto no nos debe hacer perder de vista que su propósito fundamental es darnos a conocer a Jesucristo en la manifestación de su gloria. Jesucristo es el centro de toda la Escritura, y si quitamos nuestra mirada de él, estaremos perdiendo la perspectiva correcta para entender adecuadamente este libro. Al fin y al cabo, lo que la iglesia necesita hoy más que nunca, es una visión renovada de la gloria de Jesucristo. Por lo tanto, debemos limitar nuestra curiosidad y avivar nuestro amor por el Señor. ¡Tan grande y glorioso como es Cristo! ¡Qué Dios nos ayude a olvidarnos de nosotros mismos para ser enriquecidos por él!

Autoría

(Ap 1:1) "Que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan"
1. El autor del libro de Apocalipsis es Dios
Acabamos de considerar que esta revelación proviene de Jesucristo, pero ahora se añade que él la recibió de Dios: "que Dios le dio". Por lo tanto, Dios el Padre es, en última instancia, el responsable de la revelación que Jesucristo ha de entregar a su ángel para que éste, a su vez, la entregue a su siervo Juan.
El hecho de que el Padre había dado esta revelación al Hijo para que la comunicara a los hombres es algo que el mismo Señor Jesucristo había enfatizado en repetidas ocasiones durante su ministerio terrenal:
(Jn 7:16) "Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió."
(Jn 8:28) "Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo."
Esto no quiere decir que el Hijo sea inferior al Padre. Como él mismo dijo, "todo lo que tiene el Padre es mío" (Jn 16:15). Sin embargo, durante su misión en la tierra, él tomó la posición de siervo, obediente en todo al Padre que le había enviado (Fil 2:5-8). De este modo consiguió nuestra salvación muriendo por nosotros en la Cruz, y con su vida nos dejó un ejemplo perfecto de lo que significa ser un hombre conforme al corazón de Dios.
2. El mediador de esta revelación fue "su ángel"
Dios no dio esta revelación directamente a Juan, sino que la envió y "la declaró enviándola por medio de su ángel". Este es un hecho que se repite en otras ocasiones en Apocalipsis (Ap 22:6,16), y tampoco es el único libro en el que los ángeles participan en transmitir la verdad revelada de Dios. Recordamos que también Moisés recibió la ley por medio de ángeles (Hch 7:53) (He 2:2).
El papel de los ángeles en el libro de Apocalipsis es muy prominente, ya que no sólo entregan la revelación, sino que también ayudan a Juan a entenderla (Ap 17:1,7,15), y en otras ocasiones ellos mismos ejecutan los juicios de Dios sobre este mundo (Ap 7:2) (Ap 8:5).
3. El escritor de esta revelación fue "su siervo Juan"
El primer hombre que recibió esta revelación fue Juan, que como veremos más adelante, se encontraba en la isla de Patmos (Ap 1:9). Él fue el encargado de ponerla por escrito, de tal manera que debe ser considerado como el autor humano del libro de Apocalipsis. Este hecho es confirmado también por varios escritores cristianos de los primeros siglos.
No obstante, es curioso que en Apocalipsis Juan se refiere a sí mismo por su nombre, algo que no hace en el Evangelio ni en las tres epístolas que también escribió. En cualquier caso, se refiere a sí mismo como "Juan", y se describe como "siervo". No hace mención de que era un apóstol de Jesucristo, porque sin duda sus destinatarios lo conocían bien.
Por otro lado, es importante notar que Juan era una persona idónea para escribir este libro, puesto que él había sido un testigo directo de todo el ministerio público de nuestro Señor Jesucristo, era uno de sus doce apóstoles y además era bien conocido en las iglesias de la época. Miremos lo que él mismo dice al comenzar su primera carta:
(1 Jn 1:1-4) "Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido."
La sencillez y humildad de Juan al hacer referencia a sí mismo son significativas, sobre todo si recordamos que tanto él como su hermano Jacobo habían pedido al Señor el privilegio de sentarse a su derecha y a su izquierda en el reino de los cielos. Ellos, al igual que el resto de los apóstoles, ambicionaban ocupar los primeros puestos, pero el Señor les enseñó una importante lección:
(Mr 10:42-44) "Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos."
Ahora vemos que Juan había llegado a considerar como un alto honor ser un siervo de Dios y de los hombres.

Los destinatarios

El texto nos dice que esta revelación fue dada "para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto", de donde deducimos que los destinatarios de este libro eran "sus siervos".
Ahora bien, ¿quiénes son estos "siervos" a los que se dirige esta profecía? Seguramente debemos pensar que tiene que ver con todo aquel que lee u oye y guarda estas cosas, tal como aclara el versículo 3:
(Ap 1:3) "Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca."
Sin duda, esta es una forma de referirse a los creyentes. Ellos son los que sirven a Dios de acuerdo a lo que él mismo ha revelado de su persona y voluntad. De hecho, es frecuente que el libro de Apocalipsis se refiera a los creyentes como los siervos de Dios: (Ap 2:20) (Ap 6:11) (Ap 7:3). Y sabemos por otras partes de las Escrituras que Dios se complace en revelar sus planes a sus siervos: (Gn 18:17-18) (Am 3:7) (Jn 15:15).
Por otro lado, un poco más adelante, veremos que Juan escribió a las siete iglesias en Asía, quienes seguramente fueron los primeros receptores de Apocalipsis (Ap 1:4).

El contenido

(Ap 1:2) "Que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto"
El contenido de la revelación de la que Juan va a dar testimonio es el siguiente:
  • La Palabra de Dios.
  • Y el testimonio de Jesucristo, de todas las cosas que vio.
La idea que quiere transmitirnos es que no omitió nada.
Notemos también su afirmación de que lo que estaba escribiendo era "Palabra de Dios". Y hay que recordar esto, especialmente en nuestros días, cuando hay tantos teólogos que critican este libro. Rechazarlo implica necesariamente negar el testimonio de uno de los apóstoles del Señor Jesucristo, pero también, y mucho más grave, implicaría rechazar las profecías que el mismo Señor nos dejó.
En este punto, tal vez sea conveniente reflexionar acerca del porqué a algunos teólogos les desagrada tanto el libro de Apocalipsis y niegan su inspiración divina. Ellos dicen que contiene muchas cosas raras y extravagantes que no se pueden tomar en serio. Por otro lado, les resultan más atractivas las profecías del Antiguo Testamento, donde se denuncian cuestiones sociales muy de moda en nuestros días. Pero en realidad, parece que donde realmente tienen el problema es en aceptar el tema central del libro de Apocalipsis: Dios va a intervenir directamente en este mundo, y lo va a hacer para establecer el reinado universal de su Mesías, y esto no dependerá de ninguna contribución humana, de acuerdos políticos o económicos a los que el hombre pudiera llegar. Y este es el punto que parece molestarles especialmente. Ellos no creen que Dios haya intervenido realmente en este mundo, ni que lo vaya a volver a hacer. Niegan por igual la Encarnación del Hijo de Dios así como la posibilidad de su Segunda Venida. Y todo esto es realmente peligroso, porque la religión que impondrá el anticristo cuando se presente en este mundo, se basará en el mismo principio que ellos sostienen: no hay un Dios ahí afuera, ni nadie a parte de nosotros mismos que pueda cambiar este mundo. Así que no será de extrañar si cuando el anticristo se manifieste, muchos de los teólogos que rechazan el libro de Apocalipsis sean los primeros en ofrecerle su apoyo.
Por otro lado, hay muchos que acuden al libro de Apocalipsis intrigados por lo que va a ocurrir en el futuro. Es un hecho que el hombre siempre ha tenido interés en conocer el futuro. Muchas personas leen fielmente los horóscopos, buscan a los lectores de las cartas del Tarot, dejan que les lean la palma de la mano, se alimentan de películas futuristas de ciencia ficción o se introducen plenamente en el ocultismo intentando inútil y pecaminosamente obtener información sobre el futuro.
Sin embargo, todos estos intentos por conocer el futuro son en vano. Sólo hay uno que conoce y declara el futuro: Dios. Y sólo en las Escrituras puede encontrarse la verdad revelada por él.
(Is 46:9-10) "Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero."
Y Apocalipsis forma parte de la revelación segura de Dios que trata acerca de los acontecimientos futuros que van a ocurrir en este mundo. A lo largo de su estudio veremos la "hoja de ruta" que Dios ha fijado para establecer el reino de su amado Hijo en este mundo.

Propósito

En cuanto a su propósito, se nos dice que fue dada "para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto".
Ahora bien, los eventos del porvenir de los que habla este libro y que han de suceder pronto, tienen que ver fundamentalmente con la "manifestación" futura del Señor Jesucristo en gloria, y esto va a afectar a todo el mundo, por lo que debemos estar bien preparados.
Para entender cómo nos va a afectar esta manifestación gloriosa del Señor Jesucristo, tal vez nos puede ayudar una historia del Antiguo Testamento. En (1 R 1-2) se nos relata cómo el rey David preparó la "manifestación" del rey Salomón. En aquellos días David era ya muy viejo, y aprovechando la situación, un hijo suyo llamado Adonías se autoproclamó rey en Israel. Cuando David tuvo noticia de esto por medio de su mujer Betsabé y del profeta Natán, reaccionó rápidamente organizando la entronización de su hijo Salomón tal como él había determinado tiempo atrás. Para ello, hizo montar a su hijo sobre su mula, llamó a todos sus siervos para que le acompañaran, también el sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo ungieron como rey, e hicieron tocar trompeta diciendo "¡viva el rey Salomón!" y finalmente se sentó en el trono de David y reinó. Ante estos hechos, Adonías se puso muy nervioso y la gente que estaba con él comenzó a marcharse. Era peligroso estar en el bando opuesto cuando David estaba manifestando quién era el auténtico rey.
Esta historia sirve para ilustrar lo que Dios va a hacer pronto cuando manifieste públicamente quién es el verdadero Rey de este mundo. Los cielos se abrirán para presentar al Señor Jesucristo en toda su gloria y majestad. Vendrá rodeado de sus santos ángeles en medio de grandes señales cósmicas y reunirá a todos aquellos que han creído en él (Mt 24:29-31). Entonces todos los linajes de la tierra que se han opuesto a él se darán cuenta de que estaban en el bando equivocado y buscarán sin éxito un lugar donde esconderse. Y el Señor nos explica estas cosas para que de antemano nos coloquemos en la posición correcta y no nos mezclemos con el bando opuesto.
Por otro lado, notemos que dice que estas cosas "deben" suceder. Esto denota el cumplimiento absolutamente seguro del plan de Dios. La historia no es un mero azar, una sucesión de diferentes épocas que no conducen a ninguna parte, sino que por el contrario tiene un propósito establecido por Dios. Y esa meta tiene que ver con nuestro Señor Jesucristo gobernando este mundo en justicia.
Además, estas cosas deben suceder "pronto". Ahora bien, no olvidemos que se trata del tiempo de Dios y no del nuestro, y "que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día" (2 P 3:8). En cualquier caso, aunque debemos entenderlo según el reloj de Dios, y teniendo claro que de ningún modo pretende definir algún límite de tiempo concreto para su cumplimiento, no obstante, la proximidad de estos acontecimientos nos debe motivar a vivir en santidad y obediencia:
(2 P 3:14) "Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz."
Es verdad que ya han pasado muchos años desde que esto fue escrito, y tal vez muchos creyentes han empezado a enfriarse, tal como el Señor Jesucristo advirtió que pasaría en los últimos tiempos: "y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará" (Mt 24:12). También en otra ocasión contó la parábola de un siervo infiel que razonaba y actuaba de la siguiente manera: "Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse" (Lc 12:45).
Pero según el libro de Apocalipsis, todo lo que allí se dice va a suceder de forma inminente. Para convencernos de ello, vuelve a repetir la misma idea dos versículos más adelante: "El tiempo está cerca". Esta insistencia nos debe mantener despiertos y alerta en nuestra vida espiritual.

Una bienaventuranza

(Ap 1:3) "Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca."
En Apocalipsis hay un total de siete bienaventuranzas dispersas por todo el libro, de las que esta es la primera (Ap 1:3) (Ap 14:13) (Ap 16:15) (Ap 19:9) (Ap 20:6) (Ap 22:7) (Ap 22:14).
En este caso, la bienaventuranza es para aquellos que leen u oyen y guardan las palabras de esta profecía. Ningún otro libro de las Escrituras contiene una promesa así. Quizás en este caso se deba al hecho de que Dios sabía de antemano que muchos habrían de descuidar el contenido de este libro. O tal vez se deba a que puesto que este es uno de los libros más difíciles de toda la Biblia, por esa razón tiene una bendición especial para aquellos que lo estudian y meditan en él.
La bienaventuranza es para aquellos que leen u oyen. Recordemos que en el mundo antiguo muchos no sabían leer, así que escuchaban durante la lectura pública de las Escrituras. Notemos de paso que en aquel tiempo la lectura pública de las Escrituras ocupaba un lugar central en el culto de la iglesia primitiva y del judaísmo, algo que se ha perdido en muchas iglesias en la actualidad.
Pero la bienaventuranza no era para los que únicamente leen, sino para los que guardan las cosas escritas en ella. Y por supuesto, "guardar" no se refiere a la mera custodia del libro, sino a su obediencia en la vida diaria. Y al final del libro se nos advierte muy seriamente acerca de la posibilidad de cambiar su contenido (Ap 22:18-19). Es decir, "guardar" implica hacer caso a todo el contenido del libro sin quitar nada de él y sin añadirle.
Todo esto sólo puede ser así porque Juan considera este libro como Escritura Sagrada. Si fuera un libro humano, no podría tener este tipo de bendición.
¿Cómo nos puede bendecir este libro? Siempre que miramos hacia el cielo y al futuro glorioso que Dios describe en Apocalipsis, esto nos apartará del mundo, mientras que si miramos al mundo, nuestra mirada se desviará del cielo.
Y por último, notamos que se refiere a este libro como "las palabras de esta profecía". Sin lugar a dudas la palabra "profecía" incluye la idea de predicción, y por cierto, hay muchas en este libro. Pero básicamente esta expresión señala el origen divino de estas palabras.

Monday, October 23, 2017

Listos o no aqui voy

LISTOS O NO, AQUÍ VOY

Texto tema: John 14:3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez,
y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.
1Tes 4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel,
y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
1Thess 4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado,
seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor
en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.


Intro: Todos nosotros cuando niños a la hora del receso en la escuela o en el tiempo libre en nuestro hogar jugábamos algunos pasatiempos con nuestros hermanos y amigos. Algunos de nuestros juegos favoritos eran brincar la cuica, 1,2,3 pescao entre otros. Pero el más favorito era el jugar a esconder. Mientras el grupo se escondía había uno que contaba hasta cierto número y luego salía decía; “listos o no aquí voy” y salía a buscar a los que estaban escondidos. El primero que era encontrado entonces a ese le tocaba el turno de contar y a los demás esconderse.
Así era que se pasaba el tiempo libre ya que para ese entonces no había internet y nuestros padres no podían comprar juegos caros. El juego más caro que había era el Atari que para los años 70s y 80s era popular pero muy caro. Lo más cerca que teníamos nosotros de jugar video juegos era cuando bajábamos al pueblo y si había oportunidad jugar arcade. Fueron años muy memorables y difíciles. Ya que como todo niño deseábamos tener un Atari. En mi hogar, por ejemplo, éramos 12 hermanos y no había dinero para complacernos. Era una “era” de muchos desalientos por demás.
 El texto leído es una promesa que nos hace nuestro Señor a la iglesia. Fue Jesús mismo quien hablándole a sus discípulos les da una esperanza. Los discípulos estaban entristecidos porque sabían que su Maestro estaba presto a ser quitado de su lado. Jesús conociendo las circunstancias en la que ellos estaban les dice; “John 14:3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.”

Les está diciendo que algún día regresaría por aquellos que quedarían atrás después que ascendiera a los cielos. Les está dando una esperanza de que se volverán a encontrar otra vez. Es el Primer indicio del Arrebatamiento de la iglesia. En la biblia no aparece la palabra “rapto” sino “arrebatamiento” que es lo mismo que Jesus indico en este verso, pero de una manera más sencilla “vendre y os tomare”.
La palabra “vendre” del griego érjomai  significa venir o ir (en una gran variedad de aplicaciones, literalmente figurativamente):-acercar, arribar, entrar, ir, llegar, pasar, redundar, salir, sobrevenir, venidero, venir.

Y la palabra “tomar o tomare” del griego paralambáno recibir cerca, i.e. asociarse con uno mismo (en cualquier acto o relación familiar o íntima); por analogía asumir un cargo; figurativamente aprender:-aprender, recibir, tomar

Es importante saber que Jesús no se ha olvidado de su iglesia. La que un día compro a precio de sangre comprando así nuestra redención y nuestra paz. No solamente nos arrebatara, sino que también nos promete que donde el este; allí estaremos nosotros juntamente con el.
Los discípulos no entendían claramente lo que él les estaba hablando. Jesús les dijo que sería el mismo quien se encargaría de seleccionar a un grupo llamado “la iglesia” para que estemos siempre con él. Es precisamente lo que la palabra “iglesia” significa del griego ekklessia que significa “llamados fuera” ¿Fuera de dónde? Fuera del mundo y su vanidad pecaminosa.
La iglesia no pertenece a este mundo. Por eso somos señalados, marginados, rechazados, abusados. Porque no accedemos a las demandas de este mundo, ni a las demandas del diablo.
Pero Iglesia; para podernos ir en el arrebatamiento tenemos que estar ya preparados. Porque el Señor no va a esperar ya mucho tiempo más. Pronto el Padre le dará la orden de descender y el dirá; “listos o no, aquí voy”.
Las señales que se están viendo en estos últimos años nos indican que tenemos que ser cristianos maduros, preparados para la siega. Cristianos maduros se van. Cristianos verdes y podridos se quedarán. Hay cristianos verdes y cristianos podridos. Podridos de orgullo, podridos de envidia, podridos de odio. Cristianos que ya no encuentran donde estar. Que todos los mensajes les apestan.
Cristianos que se creen que por que tienen algunos títulos y saben algo de la biblia son mejores que los demás. Que hay que tratarles de “el super siervaso de Dios” Que se creen que sin ellos en las iglesias no se puede hacer nada. Pero déjame decirte que están equivocados. Porque ellos sin Dios no son nadie; y Dios sin ellos sigue siendo Dios.
Creen que por que hablan en lenguas pueden ordenarle al Espíritu Santo que haga como ellos ordenan. Son altivos, incorregibles y orgullosos, engreidos. Esos cuando el Señor diga “listos o no, aquí voy” Se van a quedar lamentándose si no se arrepienten entretanto tienen tiempo.
Mas la iglesia del Señor no es altanera, no es orgullosa, no es cobarde, no niega a su Salvador, da testimonio de que ha sido lavada con la sangre del Cordero. Esa iglesia es la que espera a su Maestro. Y cuando él diga “listos o no, aquí voy” la iglesia pueda responder con voz potente; si Señor, estoy preparada, Ven Ya!
El tema del arrebatamiento de la iglesia es un tema ya olvidado en muchas iglesias llamadas cristianas. Solo quieren entretener a las ovejas con conciertitos y con mensajes a la carta.
Mensajes que sean sutiles y endulzados a los oídos. Donde la palabra del Señor solo se lee para que se diga que se leyó. Pero el mensaje es un mensaje debilucho, aguado, adulterado, es un mensaje sin fundamento bíblico, un evangelio erróneo donde todo está bien. Al pecado no se le llama “pecado” sino “error”.
Pastores con mega-iglesias que no hablan del pecado, y el tema del arrebatamiento ni se escucha desde los altares.
Usted y yo somos la iglesia del Señor y somos los responsables de llevar este precioso evangelio. Hoy día hay diversos vehículos para transportar el evangelio. Por lo menos usemos uno de ellos. Esta el evangelismo personal donde le podemos hablar a las almas más allegadas a nosotros, está el teléfono, televisión, radio, redes sociales, correo electrónico, correo regular. No podemos decir que estamos con las manos atadas. Quizás no podemos ir a diferentes países, pero tenemos un vecino, un amigo de trabajo, amistades de fb. Que le podemos hablar.
Cuando le inviten a una fiesta y quiera llevar un regalo, regale una biblia en lugar de un perfume o cualquier otra cosa. Yo no he visto nunca a nadie llevar de regalo una biblia. ¿Pq? Porque siempre queremos que se nos reconozca como la persona que dio el regalo más caro y mejor de todos. ¿Sabes por qué? Porque es un punto a su favor. Así cuando sea el turno de esa persona entonces uno se ve obligado a comprar algo de ese valor o más caro. Para que luego no saquen en cara los regalos. El cristiano no puede ni debe ser asi.
Veamos que dice Pablo en los versos que leimos al principio.
1Tes 4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel,
y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
1Thess 4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado,
seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor
en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Hay dos eventos parecidos que no se pueden confundir. Y este era el problema que tenían los discípulos que los confundió. El arrebatamiento de la iglesia y la segunda venida de Cristo.
En el arrebatamiento de la iglesia Cristo se queda en las nubes y recibe a la iglesia y a los resucutados.v17
La segunda venida de Cristo es al final de los 7 años de la gran tribulación donde descenderá con su esposa en una luna de miel de mil años.
Pero antes del milenio aparece la cena de Dios que no puede confundirse con la cena del Cordero. Son dos cenas diferentes.
La cena del Cordero será en el cielo inmediatamente después de las nupcias. Ap.19.9
La cena de Dios es en la tierra donde las aves comerán la carne de los muertos. Ap.19-17
En la cena del Cordero solo la iglesia y los invitados tendrán parte. La iglesia y los invitados son dos grupos diferentes. La iglesia no es la invitada, es la novia. Los invitados son todos los que murieron santos del A.T y los que murieron salvos después del arrebatamiento de la iglesia. Ya que ellos no forman parte de la iglesia, sino como invitados a las bodas.
Ahora en la cena de Dios es en la tierra, donde las aves del cielo comerán… Rev 19:18 para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes.
Rev 19:19 Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército.
Rev 19:20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.
Rev 19:21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.

Dios limpiara la tierra de todo aquello que trate de oponerse al reinado de Cristo. Sera un reinado de paz, pero a la vez se juzgará con mano de hierro a las naciones. Durante mil años los moradores de la tierra que quedasen vivos, que sobrevivieron a la gran tribulación; salvos y no salvos vivirán en completa armonía durante ese tiempo.
Aunque no todos estarán de acuerdo con el reinado de Cristo y su iglesia tendrán que aguantarse mientras dure ese reinado. Después que termine ese reinado, ellos se levantaran contra Jesucristo y dirigidos por el mismo diablo que sale de su prisión de mil años trataren de hacer una guerra contra Cristo. Que se conoce como la última guerra conocida como “la guerra de Gog y Magog”
Inmediatamente después que esto suceda, Satanás será lanzado al lago de fuego. Allí le esperan el Anticristo y el Falso profeta quienes han estado quemándose por mil años. Acto seguido, comenzara el juicio del Trono Blanco donde todas las naciones comparecerán ante Dios para ser juzgados.
La iglesia del Señor no estará en este juicio para ser juzgada pero estará como jurado. A la iglesia se le dio el jucio. De acuerdo con Rev 20:4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Después del Juicio del Trono Blanco todos los pecadores serán lanzados al lago de fuego y los salvados comenzaremos a vivir una eternidad junto con nuestro Salvador.
Habrá (bíblicamente hablando) tres lugares o moradas eternas para los salvados. La iglesia pasara la eternidad junto al Señor en el lugar que se conoce como “La casa del Padre”, los muertos del A.T estarán en el lugar conocido como “La nueva Jerusalén” y los demás salvados estarán en la Nueva Tierra.
Yo sé que desde que el evangelio nos llegó se dice que la iglesia pasara la eternidad en la Nueva Jerusalén, pero bíblicamente no es así. Ahora no tengo tiempo para explicarles, pero en mi libro: Tres Moradas Eternas esta todo explicado detalladamente.
Iglesia, yo te hago estas preguntas en este día. ¿Estamos preparados para el gran encuentro con nuestro Señor? ¿Estamos haciendo lo que el Señor nos encomendó hacer? ¿Somos ejemplo de testimonio? ¿Estamos reflejando a Cristo en nuestras vidas? ¿Estamos seguros de nuestra salvación o estamos vacilantes? ¿Estamos promoviendo el evangelio de Cristo para salvación de las almas? ¿Estamos seguros de que cuando suene esa trompeta y Cristo diga “listos o no aquí voy” subiremos a encontrarnos con él? ¿Qué puede estar impidiendo nuestro traslado al cielo?
Cada uno de nosotros nos conocemos a nosotros mismos. Sabemos en qué área somos más débiles o más fuertes. Comencemos a arreglar lo que este torcido para que podamos escuchar cuando el Señor diga: ¡Iglesia sube acá!
¿Está débil tu fe? ¿Estas dudando de tu salvación o No estás seguro de tu salvación? Hoy es día de arreglar cuentas. Que cuando nuestro Señor diga: listos o no, aquí voy” podamos decir: Señor estoy listo(a).


Saturday, October 21, 2017

Hasta un 25% y envio gratis

Excelentes noticias! Reciba un 10% adicional mas envio gratis a cualquier parte del mundo en la compra de nuestros libros. usando el codigo BOOKSHIP17 (exactamente como esta) hasta el 23 de octubre. O sea que encima del 15% de descuento recibira un 10% extra para un total de 25% de descuento, mas envio gratis, en la compra de nuestros libros. Aproveche esta oferta antes que se acabe! vaya a www.lulu.com/spotlight/canticossublimes y compre todos los que necesite. Riega la voz compartiendonos! Gracias! Dlb!

www.lulu.com/spotlight/canticossublimes

Saturday, October 14, 2017

El origen de Halloween

El origen de Halloween

Conociendo el origen y el significado del Halloween, vale la pena reflexionar si todavía queremos que nuestros hijos o nosotros mismos nos disfracemos de figuras malignas para celebrar esa infame noche que, aunque Ud. no lo crea, miles de brujos y satanistas se reúnen para orar por la propagación del mal.
LA HISTORIA Y ORIGEN DE HALLOWEEN
Trescientos años antes que Jesús naciera, los Celtas habitaron las islas británicas, Escandinava y Europa Occidental Eran un grupo común y corriente, así como muchos de hoy en día. Su gobierno estaba controlado por una sociedad de sacerdotes paganos llamados Druidas.
Los Druidas eran satanistas que alababan y servían al dios de la muerte Samhain (pronunciando Sa-ma). Estos sacerdotes satánicos literalmente controlaban la vida de las personas a través de un mecanismo de temor, mucha muerte, enfermedades y destrucción les sobrevino a los Celtas como resultado de los Druidas y sus prácticas.
Cada año, el 31 de octubre, los Druidas celebraban la noche del Samhain, mejor conocido como el festival de la muerte, el que es reconocido actualmente por los satanistas. Antón Lavey, autor de la “biblia satánica” y gran sacerdote de las iglesias satánicas, dice que existen tres días importantes para los satanistas: su cumpleaños, el 30 de abril y el día más importante: Halloween. Añade que es en esa noche en la que los poderes satánicos llegan a su nivel máximo, y cualquier brujo u ocultista que haya tenido dificultad con hechizos o maldiciones puede alcanzar éxito en sus conjuros durante esa noche.
El 31 de octubre es el comienzo de un nuevo año para la brujería. La enciclopedia Word Book dice que este es el inicio de todo lo “frió, oscuro y la muerte”.
DULCE O TRAVESURA
Los sacerdotes Druidas iban de casa en casa demandando todo tipo de comidas extrañas para su propio consumo y para ofrecerla después en el festival de la muerte. Si la gente se negaba a sus demandas hablaban una maldición demoníaca sobre el hogar, y la historia cuenta que alguien de esa familia moría en transcurso del año.
LA CALABAZA
Los Druidas llevaban consigo un gran nabo hueco al que le esculpían un rostro en la parte frontal, esto para representar el espíritu demoníaco en el cual dependían para obtener poder y conocimiento. Este espíritu es llamado un espíritu familiar. El nabo encendido con una vela que va por dentro era usado por los Druidas como una linterna conforme iban de casa en casa por la noche, ellos creían que dicho espíritu habitaría en los nabos y los ayudaría a llevar a cabo los hechizos que habían proferido sobre los hogares y vidas de aquellos que se rehusaban ante sus demandas.
Cuando esta práctica vino a América, en los siglos XVIII y XIX, los nabos no eran conocidos, pero si tenían un vegetal nativo: LA CALABAZA. El nombre dado al espíritu que habitaba en el nabo era “Jock” y al llegar a América cambio a “Jack” quien vive en la linterna. Todo esto llego hasta nosotros vía los Estados Unidos.
¿QUÉ SIGNIFICA HALLOWEEN?
Cuando el emperador Constantino decretó que los habitantes de su imperio se convirtieran al cristianismo, muchos ritos paganos se introdujeron. Fue así como el festival de Samhain se infiltro.
Ante la imposibilidad de abolir completamente las fiestas paganas, la iglesia decidió santificar algunas de ellas. En el siglo IX el Papa declaro el 1 de noviembre como el día de todos los santos, en honor a todos los martirizados. La misa que se decía en el día de los santos es el “All hallowmas” y con los años se convirtió en All Hallows Eve, All Hallowed Eve y finalmente Halloween.
Sin embargo, la gente no dejo sus ritos paganos ni dejo de alabar a los demonios. Lo que fue en un principio sigue siendo, Halloween es un día que promueve lo frío, lo oscuro y la muerte.
?
NUESTRA POSICIÓN COMO CRISTIANOS
1. La fiesta de Halloween, es una fiesta dedicada a Satanás y a sus demonios y no consideramos que sea una opción para divertimos. “Y no participéis en las obras de las tinieblas, sino más bien reprendedla” Efesios 5:11
2. Es una fiesta que además apela al consumismo y promueve valores extraños a nuestra cultura.
3. Creemos que lo importante no son las expresiones externas de la fiesta, sino lo que se esconde tras ellas: la adoración a Satanás.
4. Sostenemos firmemente que el único digno de adoración es JESÚS, el hijo de Dios.
“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre”. Filipenses 2:10-11.
¡La Diversión A Expensas De Servir al Demonio No Es Verdadera Diversión!
Celtas, romanos, cristianos… muchas culturas han aportado su granito de arena a una fiesta que hunde sus raíces en un pasado remoto y que ha conservado siempre un rasgo fundamental: la fascinación por la muerte.
 UNA FIESTA TAN VIEJA COMO LA PROPIA MUERTE
La fiesta de Halloween es una mezcla de tradiciones más o menos antiguas y tiene su propia versión en muchos países. Sin embargo, el Halloween que se ha hecho famoso es el que celebran los norteamericanos. Gracias a las películas de Hollywood ellos han sabido exportar como nadie una festividad cuyas señas de identidad han terminado siendo los disfraces y las calabazas y, claro está, el culto al terror y a la muerte.
En realidad, los primeros en celebrar la fiesta de Halloween fueron los celtas (antiguos habitantes de Gran Bretaña) que hacían su “primitivo Halloween” cada 31 de octubre. Por aquel entonces la fiesta estaba dedicada a un tal Samhain (su dios de los muertos) y era la noche en que los druidas de la tribu se ponían en contacto con los difuntos. Esa noche marcaba el final del año y toda la comunidad lo celebraba por todo lo alto.
Pero con la invasión de los romanos, la cultura celta se mezcló con la de los césares y la religión de los druidas terminó por desaparecer. Sin embargo, la “fiesta de los muertos” no se perdió del todo. Los romanos la fusionaron con sus Fiestas de Pomona, dedicadas a la diosa de la fertilidad, y así el primitivo Halloween de los celtas pudo sobrevivir al paso del tiempo conservando gran parte de su espíritu y algunos de sus ritos.
Con la expansión del cristianismo por Europa la fiesta se encontró un nuevo rival. Primero el Papa Gregorio III decidió trasladar la “Fiesta de Todos los Santos” al 1º de Noviembre y poco más tarde, en el año 840, Gregorio IV ordenó que celebración fuera universal. Y como fiesta mayor que era requería una “vigilia” para preparar la fiestorra. Precisamente el 31 de octubre, la “noche de los muertos” de los antiguos celtas. Esta vigilia se llamó “All Hallow’s Even” (Vigilia de Todos los Santos) y con el paso del tiempo su importancia fue creciendo y su pronunciación fue cambiando hasta terminar en lo que hoy conocemos como “Halloween”.
Pese al cúmulo de coincidencias y de ritos superpuestos, la fiesta cristiana conservó guiños de la versión ancestral iniciada por los celtas y continuó siendo para siempre la noche de los que tributaban un especial interés por la muerte y el más allá.
HALLOWEEN: NOCHE DE BRUJAS
Cada año se hace más popular la celebración de la “fiesta” de Halloween o noche de brujas. Los niños, con la plena aprobación de sus padres, salen por la noche del 31 de Octubre, vestidos de fantasmas, vampiros, calaveras o demonios, pidiendo dulces casa por casa.
Los supermercados y las jugueterías se caracterizan para esta fecha, adornando sus vitrinas con calabazas, murciélagos y avisos de color negro, naranjo y rojo. Prácticamente casi todas las personas, están abrazando la costumbre de Halloween, con un sentir complaciente y convencidos de que no existe nada oscuro en esta festividad.
Estimado lector, ¿conoce Ud. el verdadero origen de esta “festividad”?
El nombre Halloween es una transliteración derivada de la expresión inglesa “ALL Hallows Eve”, lo que significa “víspera o vigilia de todos los santos”.
Esta festividad deriva de los diabólicos ritos de los sacerdotes celtas llamados Druidas. Los celtas eran tribus expandidas en parte de Europa, y sus creencias religiosas estaban basadas en el politeísmo (varios dioses).
Una de estas divinidades era Samán, dios de los muertos. Los sacerdotes Druidas, acostumbraban a reunirse cada año para invocar al dios Samán y a miles de espíritus malignos, con el fin de conocer predicciones para el año próximo.
Luego de que los romanos conquistaron los territorios de los Celtas (Escocia, Irlanda, entre otros), por el año 43 a.C., se añadió a la festividad de los Druidas, la invocación de Pomona, diosa romana de los árboles frutales y su celebración era el día 31 de Octubre de cada año.
A esta mezcla de festividades de corte pagano, se le añadieron un sinnúmero de costumbres, tales como el encender fogatas, divertirse con frutas y formar caras con calabazas huecas encendiendo velas en su interior. Esta fecha que también había adquirido la celebración de la llegada del otoño gradualmente fue tomando un carácter siniestro.
En medio de estas festividades, se invocaban espíritus malignos y se tenía la plena convicción de que fantasmas, duendes y toda clase de demonios, recorrían el sector. Era el tiempo propicio para practicar la adivinación y toda ciencia oculta que en una verdadera mezcla practicaban los antiguos celtas y el paganismo romano.
Halloween era el día en que brujos y adivinos, se reunían en una adoración sistemática del mal, invocando al diablo para obtener poder.
Más tarde, el catolicismo romano adoptó esta tradición pagana y diabólica, disfrazándola bajo el nombre de “Día de todos los santos”, costumbre con un cariz seudo-cristiano, que hasta el día de hoy se practica bajo la bendición de Roma.
Luego de que esta práctica se había consolidado en toda Europa, inmigrantes irlandeses la llevaron hasta los Estados Unidos, propagándose así, por toda latino América.
Tristemente debemos reconocer que, en Chile, cada año esta costumbre pagana, ha tomado más fuerza y popularidad en los niños y en los adolescentes, a vista y paciencia de los adultos.
?
Apenas llega el ocaso del 31 de octubre, cientos de niños salen de sus casas “luciendo” las más grotescas máscaras y disfraces, y van golpeando las puertas de los vecinos para pedir dulces, sin saber por qué lo hacen.
Ahora Ud. dirá: ¿Qué tiene de malo que los niños se diviertan con esta fecha?
Debemos considerar que la fecha en sí surgió de costumbres ocultistas con intenciones y propósitos malignos. Realmente la actividad que realizan los niños esa noche es la parte inocente del Halloween, la parte lamentable es la que ejecutan algunos adultos y adolescentes, quizás guiados por una fuerza maligna.
Según reportes ofrecidos por algunos cuerpos policiales de varios países, “la noche de brujas”, como también se le llama, es el día del año que tiene mayor actividad, ellos tienen que controlar el vandalismo, la violencia y los múltiples incendios que se producen en muchos lugares.
Además de esto, la comunidad debe estar alerta con la delincuencia; los maleantes esperan esa fecha para realizar, no sólo robos, sino también violaciones y asesinatos, sin dejar atrás los múltiples ritos satánicos que efectúan los fanáticos, quienes a veces hasta sacrifican personas y niños esa noche, por ello el Halloween también es conocido como “la noche de Satán”.
Una de las advertencias más frecuentes es la de tener cuidado con los dulces, ya que en muchas ocasiones niños y jóvenes se han intoxicado o han muerto debido al consumo de dulces envenenados.
Analizando un poco lo que relatamos anteriormente, podemos llegar a la conclusión de que está renaciendo la antigua fiesta pagana en donde los Druidas realizaban rituales mágicos y hasta aberrantes para congraciarse con las fuerzas oscuras.
Con una simple mirada a los hechos, nos daremos cuenta de que se repite la historia, esa noche es un caos, donde sólo sufren los inocentes y las personas decentes. La maldad desatada esa noche en algunos lugares, rememora la actitud de los espíritus inmundos cuando visitaban a los vivos para aterrorizarlos.
Parece ser que este antiguo ritual ha tomado mayor fuerza en América, el Halloween a pasado a ser una fiesta infernal que muchos aprovechan para desbordar los bajos instintos que llevan encerrados dentro de si.

Aunque parezca inocente ver a niños y adultos celebrando la festividad, disfrazarse de demonio, diablo, bruja, fantasma, monstruos o duende, de alguna manera los relaciona con ese tributo que se le rinde a esas antiguas fuerzas malignas que, obviamente, todavía agobian al mundo.

El reconocimiento del presidente Trump

El reconocimiento del presidente Trump El pasado miércoles 6 de diciembre del 2017, el Presidente de los E.U de América reconoció en ...