Total Pageviews

LA VACA ROJA


Qué tiene que ver una vaca roja con todo esto? Quizás para algunos sea difícil comprender que una vaca pueda ser tan importante. Pero de hecho, el destino del mundo entero depende de la vaca roja. Dios ordenó que sus cenizas son el único ingrediente apto para el restablecimiento de la pureza Bíblica - y después, la reconstrucción del Templo Sagrado. Y como estudiaremos en este boletín, las cenizas de la vaca roja rectifican el desperfecto humano más básico: la desesperación. La desesperación que produjo la pérdida del Templo y la Presencia Divina entre nosotros. La purificación a través de la vaca roja nos recuerda que el ser humano tiene el potencial para sobrepasar su existencia física transitoria, con todo su sentido falso de desesperanza y miseria: la "impureza" de la muerte. Este es el rol del Tercer Templo para toda la humanidad, y esta es la visión Mesiánica del futuro: la llamada para vivir una vida eterna, libre de la farsa y la desdicha… que son las condiciones humanas en que se encuentran tantas personas. La llamada para la verdadera alegría vivir la vida plenamente - con el conocimiento de Dios.
La orden Divina con respecto a la vaca roja, fuera del alcance del frágil intelecto del hombre con todos los detalles de su preparación y la ceremonia, llama a Israel y a todos los que procuran adherirse a la palabra viva del Dios de Israel: ¡"Purificaos! ¡Sacudíos de vuestra desesperación! ¡La muerte es una ilusión"! Así esta escrito, “Pero vosotros que estáis apegados a El Eterno, vuestro Dios, estáis todos vivos hoy." (Deut. 4:4)
El Misterio de la vaca roja está por encima de la comprensión humana
Los grandes Sabios de Israel consideran este precepto como el misterio más profundo de la Torá, ya que lo rodea una gran contradicción enigmática: aunque las cenizas de la vaca roja tengan el poder inexplicable para purificar a todos los que han sido considerados impuros, el contacto con las mismísimas cenizas para aquellos que están puros tiene el efecto contrario... los hace impuros!
El rey Salomón, que fue el más sabio de todos los seres humanos que jamás vivió, comprendió cada aspecto de la creación de D-os. La tradición relata que él incluso conocía los idiomas de todos los animales. Mas él no pudo entender el secreto de la vaca roja, y después de contemplarlo, él declaró "Dije, 'llegaré a ser sabio, pero esta lejos de mí'" (Ecc. 7:23).”
El mandamiento de la vaca roja es uno de esos preceptos que pertenecen a la categoría de Jok (plural, Jukim). Estos son estatutos que D-os decretó que no pueden ser comprendidos por el razonamiento humano. Más bien, El requiere que nosotros los realizamos por motivo de nuestro amor y temor hacia El. Aunque intentemos indagar en las explicaciones de estas leyes, para encontrar alguna alusión o el sentido de las ideas transmitidas, nosotros sabemos que al fin de cuentas, su significado verdadero está más allá de nuestro alcance intelectual.

No comments:

Post a Comment